Por qué las mallas de gallinero son una gran opción divisoria

Cuando se trata de divisiones hay múltiples tipos de cercos que pueden utilizar. Pero la malla gallinero sin duda alguna, es una gran opción por lo versátil, fácil de usar y duradera que es, en especial para ambientes con animales.

Aunque realmente no solo a la cría de animales se puede destinar el uso de estas, sino que pueden ayudarles en diversas tareas del hogar, la construcción y otras funciones de la agricultura.

¿Cómo son las mallas de gallinero?

Pueden encontrarse fabricadas en diferentes materiales, pero las más utilizadas y de mayor resistencia son de alambre galvanizado de diferentes espesores. Por lo general tienen diversas alturas y sus eslabones también pueden tener variedad de anchuras, todo dependiendo del fin para el que sean requeridas.

Por lo general, cuando se necesitan para la cría de aves o animales pequeños, suelen usarse algunas con eslabones más pequeños para evitar que los animales se salgan y el ingreso de otros que puedan perjudicarles.

En sus aplicaciones meramente divisorias esta característica puede variar dependiendo más de las preferencias. Aunque también el tamaño de los eslabones puede ser un tema para considerar en ciertas cuestiones de la agricultura, debido al paso de las plantas entre estos, por ejemplo.

También en la construcción pueden ser utilizadas, siendo parte de una de las labores más versátiles para las que pueden funcionar. Esto debido a que son materiales livianos y fáciles de transportar, además, que, dependiendo del uso, en ocasiones es posible reutilizarlas.

Ventajas

Algunos de los beneficios que la instalación de una malla gallinero puede tener son:

  • Debido a los materiales con que se fabrican, a diferencia de la malla plástica en Barranquilla, esta ofrece una estructura más resistente, que puede ser beneficiosa para ciertas labores como la cría de animales, al no ceder tan fácilmente a los daños que estos le pudieran crear.
  • Son demasiado flexibles, por lo que crean la posibilidad de ajustarlas a distintas estructuras sin importar su forma específica. Desde marcos de madera o materiales metálicos, hasta curvas e incluso los techos; estas mallas pueden adaptarse de manera sencilla y práctica.
  • Casi cualquier persona con las herramientas adecuadas puede instalar una malla gallinero, gracias a que suelen ser livianas y vienen empaquetadas de manera práctica. Claro está, que, para mejores resultados y mayor agilidad en los procesos, contar con expertos siempre será la mejor opción.
  • Aunque por lo general suelen ser usados para la cría de animales pequeños, de allí su nombre, en realidad pueden aplicarse a diferentes labores. Por ende, son elementos muy versátiles.
  • Una de las mayores ventajas de estas mallas a comparación de otras, es que debido a los materiales con que son realizadas presentan gran resistencia a la corrosión. De hecho, en este punto cabe destacar lo fácil que es mantenerlas, dado que como mucho, si se quiere pueden limpiarse utilizando un trapo húmedo de vez en cuando.

¿Es mejor una malla eslabonada?

Esta es una pregunta que suele surgir en ocasiones, dado que existe cierta confusión entre la malla eslabonada y la malla gallinero, pero realmente diferenciarlas es muy sencillo, todo es cuestión de proporciones y los usos para los que se necesite cada una.

Antes, cabe aclarar que ninguna es mejor que la otra, tan solo están diseñadas para labores distintas y es algo que debe tenerse en cuenta a la hora de buscar la mejor para el requerimiento preciso.

Por ejemplo, con una malla de gallinero por lo general se dividen zonas donde se tienen animales pequeños. Funciona muy bien para este fin y son resistentes para ello, pero no es igual si lo que se requiere es dividir una gran zona con una altura y anchura muy prolongada, en este caso es mejor optar por las mallas eslabonadas, dado que las de gallinero podrían ceder o abombarse al ser ubicadas en espacios de gran altura.

Campos de aplicación

Como ya lo hemos mencionado, este tipo de mallas son tan versátiles que existen muchos casos en que pueden ser utilizadas, tanto para dividir como para proteger. Algunos de estos son:

  • Para la cría de aves y animales pequeños.
  • Proteger los viveros, huertos y parrales.
  • Reforzar la seguridad de algunas rejas.
  • Protección de mascotas.
  • Refuerzo de estuco en paredes.
  • Producción de almácigos.

Para tener en cuenta

Por último, si se han decantado por este versátil producto para sus proyectos, es bueno que tengan en cuenta el área donde va a ser instalado y la cantidad de metros lineales que realmente necesitan. También se recomienda tener un poco de más por si hay algún inconveniente en la instalación, dado el caso de que la realicen ustedes mismos.

Por otra parte, aunque es un elemento muy duradero y fácil de mantener, en caso de que se presente corrosión después de un tiempo, lo mejor que pueden hacer es cambiar el tramo donde se está presentando el problema, evitando así que este se extienda. No hay necesidad de cambiar todo el enmallado, por lo que resulta más económico.

Pueden conseguir su malla gallinero en Mallas Julio Torres. Estamos ubicados en la Calle 57 #43-03 Barranquilla, Colombia. También pueden solicitar sus cotizaciones a través del correo electrónico ventas@mallasjuliotorres.com.