LLAMANOSWhatsApp
Carrito de Compras
Cerrar

Return to shop

Favoritos Mi Cuenta

Alambre de púas: el encerramiento antiguo que se sigue usando en la actualidad

alambre de puas

Durante el siglo XIX en Estados Unidos de América, los primeros habitantes de la zona sur del país descubrieron un árbol que brotaba una pequeña espiga punzante que cortaba a quien se atravesara en su camino y resultaba sumamente resistente al cortarla. Rápidamente, se fundaron los asentamientos privados y esta especie natural les ayudaba a delimitar y proteger su propiedad privada. Este fue el principal antecedente del alambre de púas.

Años más tarde, y con la expansión de la cultura en base a la propiedad privada en varios países del mundo, las personas comenzaron a desarrollar estructuras sólidas que imitaran la estructura de esta planta con espigas pero que adquiriera más propiedades de resistencia ante las condiciones ambientales y los posibles intrusos animales y humanos que se intentan acercar a la vivienda, comercio o industria. Es así como se emplea el alambre como un elemento eficaz, económico, funcional y resistente.

Por otro lado, la alambrada de púas en Barranquilla fue aceptada especialmente en los campos ganaderos, en donde los agricultores necesitaban un material que permitiera delimitar los pastos e impedir que el ganado se pasará a una zona de cultivo o a la propiedad del vecino. En particular, su éxito se debió a que, si bien el alambre no ofrecía ninguna resistencia física ante el impacto de estos grandes animales, las púas si les generaban miedo, por lo que no se acercaban demasiado con el fin de no cortarse.

No obstante, este elemento no tenía la popularidad que se esperaba por lo que tuvieron que pasar varias décadas hasta que con los enfrentamientos mundiales de la primera mitad del siglo XX los introdujeron dentro del paisaje de las trincheras y la seguridad de la propiedad privada en Europa y Estados Unidos de América. Y pasados unos años se volvió normal encontrarse con este material de encerramiento en la mayor parte de las viviendas, comercios e industrias de manera total y parcial.

Desde su invención no ha tenido muchos cambios de diseño más que la implementación de algunos recubrimientos que permitieran hacer más visibles las púas y brindarles resistencia ante la humedad y la oxidación; por lo que, básicamente, es posible afirmar que el alambre de púas es uno de los elementos de hace tres siglos que en la actualidad se sigue implementando y continúa aportando los siguientes beneficios a las propiedades:

Seguridad

Se trata de un elemento increíblemente funcional en términos de seguridad ya que, por un lado, es un factor disuasorio que impide que los delincuentes se planteen acceder a su propiedad debido a la complejidad de atravesar las púas afiladas del encerramiento, y en caso de que algún animal o persona decida entrar, será muy complejo e incluso provocará algunas heridas que harán que se retracte antes de ingresar.

Así mismo, es un material sumamente versátil, que no sólo se adapta a cualquier entorno, sino que es posible apoyarlo en otros sistemas de encerramientos de seguridad como la malla eslabonada, de forma que la implemente en la parte superior y así se evite que el intruso escale la cerca y la traspase.

Versatilidad

Este elemento es sumamente versátil en diferentes escenarios como viviendas, comercios, industrias, agricultura, espacios públicos, entre otros; aportando en todos estos el mismo nivel de beneficios en términos de seguridad y privacidad, en especial si desean proteger las instalaciones durante las noches o temporadas en las que no se tiene una vigilancia del perímetro.

Por otro lado, el alambre de púas puede ser tan largo como lo desee y sólo ser limitado por el tamaño de la propiedad, de esta forma, únicamente es necesario medir el perímetro total que requiere y solicitarlo sin problemas.

Rentabilidad

Una de las razones por las que este material ha logrado sobrevivir hasta nuestros días sin casi ningún cambio estético o funcional es por su extrema simpleza, básicamente sólo se requieren algunas líneas de acero que se entorchan entre sí formando púas resistentes y puntiagudas. Esta sencillez les permite a las personas tener un sistema de seguridad sumamente eficiente por un costo mínimo y que protege todo el perímetro de su propiedad.

Así mismo, sus costos asociados de instalación y mantenimiento no son significativos, por lo que a lo largo de la vida útil del alambre podrá disfrutar sin preocupación alguna de un encerramiento seguro que lo mantendrá a salvo de agentes externos y evitará que los animales en su interior se escapen a lugares donde no deberían estar.

Estamos seguros de que la alta eficiencia del alambre de púas a nivel productivo y de seguridad mantendrán este implemento a la cabeza de los encerramientos por varias décadas más. Lo invitamos a conocer más de este material y sus diferentes variaciones en nuestra página web y contactándose con uno de nuestros asesores llamando al (605) 319 8617 o escribiendo al correo electrónico ventas@mallasjuliotorres.com.

whatsapp
phone call
email